AEROPRESS

Creado por Alan Adler , es el método conocido por desafiar las leyes de la gravedad.

Utilizando la presión humana como un factor clave, tendremos como resultado un excelente café en muy poco tiempo.

Solo hay que tener a mano una Aeropress, un filtro, agua y un excelente café y ya estamos listos para disfrutar este proceso.

Instrucciones de uso

1


Llevá a ebullición 200 gr de agua. Pesá 15-18 gr de café (dependiendo de la intensidad que elijas). Molé a una textura ligeramente más fina que la de la sal marina.

2


Insertá un filtro de papel en la tapa de plástico desmontable.

3


Usá un poco de agua caliente para humedecer el filtro y la tapa. Acá, el agua cumple una doble función: ayuda a que el filtro se adhiera a la tapa, y calienta el recipiente de preparación.

Esto puede ser un desafío ya que el agua está caliente y la tapa es bastante chiquita: sostené la tapa por las “orejas” y vertí el agua muy despacio para que el filtro pueda absorberla.

4


Montá tu AeroPress asegurándote que todo esté seco, ya que cualquier humedad residual puede comprometer el sellado del dispositivo.

5


Ubicalo en la báscula con el extremo acampanado. Los números deben aparecer al revés. Se puede colocar la tapa negra del filtro del lado derecho, pero puede causar fugas y dificultar la preparación.

6


Agregá el café molido con cuidado de no derramar café en la canaleta anillada de la parte superior.

7


Iniciá un temporizador. Agregá el doble de peso de agua que lo que tiene de café molido (por ejemplo, para 15 gr de café agregá 30 gr de agua). El agua debe estar a unos 90 grados.

8


Asegurate de que el café se compacte de manera uniforme, comprimiéndolo ligeramente con la paleta o una cucharita, y dejalo reposar durante 30 segundos.

9


Usá el resto del agua caliente para llenar la cámara

10


Después de un minuto, revolvé el café 10 veces para agitar.

11


Sujetá la tapa, asegurándote de que encaje firmemente en las ranuras. Girá todo el ensamblaje rápido pero controladamente. Colocalo sobre su recipiente de preparación y comenzá a presionar hacia abajo. Vas a sentir una leve resistencia. Si la presión se siente demasiado liviana, es probable que la molienda sea demasiado gruesa; si es muy difícil de empujar, lo más probable es que la molienda sea demasiado fina. Tu café está listo una vez que sientas un silbido. Esto significa que no dejes de empujar a través del dispositivo.

12


Una vez que hayas desenroscado la tapa, podés sacar el filtro y el disco de café condensado presionando suavemente la parte interior del AeroPress.

Tu café por kilo
o en cápsulas